"Don Quijote de La Mancha" (Segunda Parte) de Miguel de Cervantes (cap. XVIII-XXXII)

Hola lectores y lectoras!!

Seguimos adentrándonos en el mundo de El Quijote.

En las Cuevas de Montesinos hay una visión de Dulcinea encantada. Aparecen elementos absurdos y ridículos, ahora es una parodia desvirtuada, una burla de los libros de caballerías.

Capítulo XVIII. El episodio de Maese Pedro (ventero), está engarzado en la historia del rebuzno. Disputa entre pueblos a raíz de una estupidez. Aquí D. Quijote se muestra como un cobarde porque sale corriendo. En la historia del rebuzno, presumen de lo bien que rebuznan y los de los otros pueblos les hacen burla. Se llega a la venta de Maese Pedro. Reaparece Ginés de Pasamonte. Se cree que Ginés de Pasamonte es Avellaneda, ya antes lo ha tratado de vandido y ladrón y ahora también le hace burla con el episodio del ratablo. (Marionetas de origen italiano que influyeron mucho en la época). D. Quijote ya no confunde la fantasía con la realidad. Representa una historia típica de los romances carolingios, Cervantes aprovecha para hablar de literatura. Llega un momento en el que D. Quijote pierde la noción de la realidad y arremete contra las marionetas para salvar a Melisenda. Empieza ahora el desenlace de El Quijote. El retablo de Maese Pedro, es un episodio fundamental, después de haber atacado, vuelve en sí y se arrepiente de lo que ha hecho y pide a Sancho que pague los desperfectos y le echa la culpa a los encantadores.
Después, como si fuera una continuación, está la historia ridícula del rebuzno y se le pone fin, Sancho rebuzna y los del pueblo arremete contra él porque cree que se está burlando. Aquí huye D. Quijote, Sancho, por esto le recrimina. Es un abandono que se suma a los otros abandonos y se crea una relación entre D. Quijote y Sancho muy especial. Nos pone de relieve en la reconciliación el carácter que tiene Sancho, que lo que no desea es que vuelve a su casa.

En el capítulo XXIX, la famosa aventura del barco encantado. LLegan a la ribera del río y encuentran una barca atada. Es un episodio clave, es la aventura que está aguardando a D. Quijote. Se suben en el barco y dejan en la orilla a Rocinante y al burro de Sancho, la corriente les arrastra y llegan hasta unas aspas de unos molinos, les avisan los molineros, que salten porque pueden morir, les hacen caso y se bajan. Era un barco que no iba a ningún sitio. Volvieron a la orilla y a coger a sus caballos. Cervantes lo que se inventa es que D. Quijote y Sancho se encuentran con unos nobles que han leído El Quijote, es gente extraña y deciden construir en el castillo el libro que han leído, se van a divertir a costa de D. Quijote y Sancho. Entran así dentro del mundo de D. Quijote. Que nos conduce a la metáfora de que la vida es un teatro como por ejemplo"La vida es sueño".

En el capítulo XXX, hay personajes extrambóticos, en este escenario teatral se construye la ínsula Barataria, la de Sancho, entra en la dinámica de que Sancho para liberar a Dulcinea tiene que darse 3.000 azotes, aquí, los personajes cambian. Va desapareciendo la inocencia de los personajes.

Al principio del capítulo XXXI, D. Quijote recupera su confianza porque éste es tratado como un caballero. Aparece un personaje burlesco, Dña. Rodríguez, que se ceba en la burla de la estupidez. También el eclesiástico, a trvés del personaje ensalza su crítica, Cervantes critica así su pripia obra, hay una crítica a la novela de 1605, la utiliza como motivo anecdótico de un episodio. (Se encuentran con personajes que los reconocen).

En el Barroco, el teatro es la metáfora de la vida. Retomado en nuestra época (Unamuno). En el Palacio de los Duques, ralización del sueño de Sancho por dos mitivos: real pero inverosímil y montando una obra teatral.

En el capítulo XXXI, se da el retrato de un tipo, con ridiculización de comportamientos de tipos, ésta se ven en el eclesiástico, porque por un lado se ve una crítica porque quiere controlar todo, pero por otro lado es el más cuerdo, no entra en el juego de los duques que termina siendo cruel. Hay otro personaje que no entra en el juego porque se lo cree.

Capítulo XXXII, se trama todo esto con verosimilitud (lógica). Los duques elaboran un guión por las aventuras que D. Quijote y Sancho pasan. La duquesa convence a Sancho de que Dulcinea está realmente, verdaderamente encantada. Los duques organizan una mascarada donde Dulcinea sólo puede salir del encantamiento si Sancho se da 3.500 latigazos, a lo que éste se niega y aparece el tema de la ínsula Barataria. 
Luego aparecen nuevos personajes disfrazados. Todo esto enlaza con el episodio de Clavileño (caballo de madera), donde organizan un viaje. En este capítulo D. Quijote responde a la crítica de Dña. Rodríguez y el eclesiástico.

"Don Quijote de La Mancha" (Segunda parte) de Miguel de Cervantes (cap. XLI-LVIII)

Comentarios

  1. ¡Hola, Mari Carmen!

    Como muy bien apuntas al principio, estos capítulos tienen mucho de absurdo (¿o situaciones surrealistas?) al contrario de la imagen que muchos tienen del libro ("Menudo rollo", "Cualquiera se lee ese tocho", "¿El Quijote? ¡Uuuuuuf!"). En mi caso, justo por eso, porque son episodios donde pasan muchas cosas, desfilan muchos personajes (Sancho se convierte en eje de muchas cosas) y, en definitiva son el colmo del entretenimiento, es por lo que me gustaron tanto.

    Sigue así.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Israel!
      Ante todo muchas gracias por tus palabras.
      La segunda parte es la que más me gusta, es más dinámica que la primera y me río un montón. Opino lo mismo que tú, 'El Quijote' no es para nada aburrido.

      ¡Nos leemos!

      ¡Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)

"El Cantar de Mío Cid" - Análisis literario (Estructura , personajes, recursos, finalidad)