"Don Quijte de La Mancha" (Segunda parte) de Miuel de Cervantes (cap. VIII-XVIII)

Hola queridos lectores del blog.
Siguiendo con nuestros especiales sobre este gran clásico de la literatura universal, nos metemos de lleno en la segunda parte. En la anterior entrega hablé sobre el prólogo y los primeros siete capítulos, en esta entrega continuo con las andanzas de D. Quijote y Sancho. Espero que os estén gustando, pues lo estoy escribiendo con mucha ilusión y dedicación. 

Sin más comienzo...
El libro trata de mostrar las cosas que existen en un mundo inventado por D. Quijote, en el de 1615 no ocurre esto si no que son los demás personajes lo que dicen lo que este personaje tiene que ver.
Sigue con la ficción de Dulcinea y se encaminan hacia el Toboso.

En el capítulo VIII se dirigen al Toboso, llegan por la noche (de aquí es la frase tan famosa "con la iglesia hemos topado"). Lo interesante del pasaje es como Sancho transforma a unas labradoras en Dulcinea y sus doncellas. D. Quijote ya nov e las cosas como antes, ya no las transforma. Dulcinea está encantada, se ha convertido en una labradora. Esta se deja a medias y se retoma al final del Quijote. La demás gente sigue la invención del mundo de D. Quijote, algunos por divertirse, Sancho porque se ha contagiado de la búsqueda de un nuevo mundo.
Hay un aspecto humano del personaje de D. Quijote, el cual lo podemos ver en su melancolía, en su tristeza. En esa época hbía dictámenes morales, que decían que el hombre no puede tener estos estados de ánimo porque lo debilitan.

En el capítulo XI, Sancho habla de estos dictámenes y de sentimientos. Hay unos contrastes, se contrasta a las grandes damas con las labradoras y en este capítulo, D. Quijote se llena de tristeza, Sancho al ver la tristeza del protagonista lo anima para que éste vuelva a su estado de ánimo anterior. (Puede ser mal de amores). Está el encuentro con una compañía de teatro "La carreta de las cortes de la muerte". Este episodio le sirve a Cervantes para hablar de la compañía, habla también de la vida como si fuera teatro, este comentario se encuentra al principio del capítulo XII.

En el capítulo XV Sansón Carrasco pierde cuando juega con D. Quijote. Hay dos o tres personajes en los que Cervantes pone su pensamiento, uno de estos personajes va a ser el Caballero del Verde Gabán. Lo que llama la atención es su manera de ser, de vivir, la reacción ante D. Quijote. Representa una filosofía vital, es un personaje discreto y razonable, su verdadero nombre es D. Diego Miranda.

Los capítulos XVI, XVII y XVIII son muy importantes a pesar de que no se les suele dar mucha importancia.
En el capítulo XVI, se produce la venganza de Sansón Carrasco. Sancho ve a Sansón y su vecino, D. Quijote vuelve al autoengaño definitorio de esta segunda parte. La excusa que ponen para decir que esos caballeros se parecen a sus vecinos es que están encantados al igual que Dulcinea y por esos se parecen.
D. Quijote no comprende la acción de Sansón Carrasco, una acción burda, pues este último sólo se quiere divertir con D. Quijote. Aparece el Caballero del Verde Gabán, va vestido de una manera extraña, todo de verde, este color se asociaba con el vestir juvenil, trata de parecer más joven. Este personaje es una excusa de un diálogo entre ambos y contraponer mundos, es un enfrentamiento de modos de vida. D. Quijote presume de ser el protagonista de un libro muy divertido. D. Diego Miranda, que así se llama el caballero, le cuenta que es rico y que tiene mujer e hijos y le cuenta un problema que tiene con uno de sus hijos y es que éste no quiere estudiar leyes, sino que quiere ser poeta. D. Quijote le dice que a los hijos hay que dejarles libertad. Aquí hay un comentario interesante de Cervantes acerca de la poesía y de la literatura de su tiempo. Al final del capítulo XVI se ve el razonamiento de D. Quijote pues no parece que esté loco. 

Capítulo XVII, comienza el episodio de los leones. El queso en este episodio representa la locura (requesón). D. Quijote se convierte de repente, después de sus razonamientos, en un loco absurdo alq ue se le cae el queso. Define la temeridad y la valentía de D. Quijote. De nuevo hay un claro-oscuro con la valentía gratuita. Al final del capítulo XVII, D. Quijote habla de su propia locura: "Mis obras son de un loco".

En el capítulo XVIII se destaca el silencio. El personaje de D. Diego Miranda es el contrapunto de D. Quijote, es la cordura y la vida que D. Quijote hubiera llevado si no le da por la caballería andante o es un ideal de vida que tampoco llega a ser perfecto. D. Quijote se marcha en busca de nuevas aventuras.

Y hasta aquí, la entrega de esta semana. 

"Don Quijote de La Mancha" (segunda parte) de Miguel de Cervantes (cap. XVIII-XXXII)

Comentarios

  1. ¡Hola, Mari Carmen!

    Estupenda la entrada, como siempre.

    Me ha gustado mucho que menciones esos "altibajos" en la personalidad de don Quijote, algo que me llamó mucho la atención al leerlo y que me rompió un poco los esquemas que se suelen tener acerca del hidalgo que dictan que está chiflado durante toda la obra. Aquí se ve que tiene sus momentos de lucidez. Quizás no demasiados, pero ahí quedan. Con respecto al caballero del verde Gabán, fíjate, en quien primero pensé fue en Sir Gawain y el caballero verde. Frikadas mías...

    Pues... ¡esperando esa nueva entrega!

    Nos leemos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Israel!

      La verdad es que cuando lo estuve leyendo a mi tambié me llamaron la atención los momentos de lucidez, y es por esto por lo que he decidido reflejarlo en la entrada, pues es parte de la evolución de D. Quijote como personaje.
      Jejeje, qué curioso... yo también pensé en Sir Gawain, caballero de la Mesa Redonda y sobrino del Rey Arturo. También me viene a la cabeza el comic de 'El príncipe Valiente', quien salva la vida a Sir Gawain, no sé fricadas o no... ahí están.

      ¡Nos vamos leyendo!

      Saludos!!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Mari Carmen!

    Aunque no te haya comentado las entradas anteriores no significa que no las haya leído. Lo que pasa es que no he leído El Quijote y no sabía qué aportar. Pero estás haciendo una labor más que magnífica con estas entregas de esta novela de Cervantes. Estoy aprendiendo mucho :) Y casualidades de la vida, ahora en la universidad estoy estudiando Sir Gawain y el caballero verde ;)

    Nos leemos!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      No te preocupes, a mi me pasa lo mismo. Hay veces que me encanta la entrada pero no comento porque no sé que decir más. ¡Qué casualidad! Si al final 'El Quijote' hace que nos acordemos de otros escritos, libros y personajes, como es Sir Gawain. Espero que se te dé bien el romance métrico del siglo XIV ;)

      ¡Nos vamos leyendo!

      Besotes!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)

"El Cantar de Mío Cid" - Análisis literario (Estructura , personajes, recursos, finalidad)