El cachalote, en las profundidades marinas.



El cachalote es un cetáceo con dientes (llamados odontocetos), como los delfines, las belugas, las orcas...
Es el más grande que existe llegando a medir 16 metros y a pesar unas 45 toneladas.
El cachalote tiene el cuerpo alargado y sus extremidades delanteras son aletas, su gran cabeza aloja una especie de sónar biológico que lo utilizan para orientarse en la oscuridad de las profundidades marinas.
Al ser mamífero, respira a través de los pulmones, extrayendo el oxígeno sólo del aire, por lo que tiene que subir a la superficie para respirar. A pesar de esto, los cachalotes pueden aguantar más de una hora sumergidos a profundidades de mil metros. ¿Por qué motivo se sumerge a esa profundidad? Esto es así, porque su principal alimento vive en las profundidades: calamares giganges, aunque también comen peces, rayas...


La ventaja del cachalote son sus grandes pulmones, los cuales aprovechan al máximo el oxígeno transmitiéndolo a la sangre, la cual reserva el oxígeno y a su vez vaciando los pulmones de aire, para que al bajar a altas profundidades no sufra una gran presión (evitando embolias pulmonares y otros daños). Para no malgastar el oxígeno, el cachalote disminuye la frecuencia de latidos del corazón, lo que a su vez hace que restrinja el flujo sanguíneo al resto de las partes del cuerpo. Los músculos de los cachalotes pueden trabajar sin oxígenos durante un tiempo sin que sufran daño. 

Os dejo el enlace de la siguiente página donde encontrareis cosas muy interesantes:
http://www.seawolves.es/
 

Comentarios

  1. Madre mía, es precioso.
    Muy buen post, Mari Carmen.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!, Israel. Me alegro que te haya gustado este "mini especial" sobre el cachalote.

      ¡Nos vamos leyendo!

      Saludos!!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Mari Carmen!

    Felicidades por la entrada!! El cachalote es una de las especies más fascinantes que hay y deberiamos cuidarlo más.

    Besos!!

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      La verdad es que deberíamos cuidar toda la naturaleza. Coincido plenamente contigo. Me alegra verte por el blog y de que te guste la entrada.

      ¡Nos vamos leyendo!
      Besotes!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)