Reciclaje: la ley de las 3 "R"

AYUDANDO AL PLANETA
"Un pequeño gesto para mantener 
el planeta vivo"

Reducir
Ahorraremos y ayudaremos al planeta reduciendo el volumen de productos no necesarios con los que continuamente nos están bombardeando por televisión en los anuncios de publicidad. Eligiendo a su vez, los productos que contengan menos envoltorios y menos papel de aluminio y que estén hechos con materiales reciclables.
También debemos reducir, y esto también es por salud, la utilización en casa de productos tóxicos y que contaminen el medio ambiente, pues tenemos que pensar que este tipo de productos llegan a los ríos y los mares.
Hoy, muchos grandes supermercados se han concienciado con el medio ambiente no regalando las bolsas de plástico de la compra, es mejor llevar una bolsa reutilizable, de tela o el carrito si vamos a llevar peso.
 
Reducir el consumo de productos de usar y tirar, podemos elegir otras alternativas como botellas de cristal, cerámica, tela (en el caso de los pañuelos), todo ello reutilizable y reciclable.

Reducir el consumo de energía, no sólo contribuimos al mediambiente, sino que también ahorraremos dinero. Cuando no estés viendo la tele apágala, utiliza más el transporte público o la bici para desplazarte por tu ciudad. Cuando no necesites tener la luz encendida apágala y procura utilizar bombillas de bajo consumo también llamadas "eficientes", son más caras, pero su vida de utilización es mayor, a la larga se nota. 
Modera la temperatura del hogar tanto en invierno como en verano en la utilización de calderas o aires acondicionados.
Reduce el consumo de agua.
No dejes el grifo abierto demasiado tiempo, dúchate en lugar de darte un baño, pues esto último necesita más litros de agua. El agua es un tesoro que debemos cuidar. Ojo con los grifos que pierden agua, esa cisterna que gotea, se deben arreglar, pues sin que nos demos cuenta, gota a gota se pueden desperdiciar muchos litros de agua. Además, también ahorraremos dinero.

Reutilizar
Procurar comprar líquidos en botellas de cristal o en brik para poder reciclarlos.
Utilizar el papel para escribir por las dos caras no sólo por una, úsalo de borrador o para notas si es preciso. 
Si te has cansado de tus juguetes o has crecido para jugar con ellos, no los tires a la basura puedes regalarlos a otros niños o donarlos a asociaciones caritativas. Al igual pasa con la ropa que utilizamos, si ya no nos la podemos poner dónala, recuerda que no todos los niños tienen las mismas oportunidades.
Utiliza papel reciclado, proponlo también en el cole que se utilice este tipo de papel y un servicio de recogida para su posterior reciclaje. No olvides que para que nosotros utilicemos el papel ha tenido que morir un árbol. Además en casa separa papel y cartón del resto y recicla.

Reciclar
Procurar evitar los pañuelos de papel en la medida de lo posible, utilizando pañuelos de tela. 
También evitaremos los juguetes que funcionan con pilas, pues éstas son muy contaminantes, especialmente las alcalinas (las que son de botón). Existen puntos donde poder tirarlas para su reciclaje.

Evitar productos de plástico, pues en su elaboración, los plásticos constituyen una fuente importante de contaminación (son procedentes del petróleo y derivados)
Las latas se fabrican con aluminio, estaño... son minerales que además de ser costosa su extracción debemos ahorrar. Procurar reciclarlos siempre.
Evitar todo tipo de sprays y aerosoles, que contribuyen a destruir la capa de ozono, por lo que favorecen el efecto invernadero; existen otras alternativas a ellos como son los vaporizadores. 
Evitar, no sólo por la cantidad de basura que producen sino por el ahorro los productos de "usar y tirar".
Y por supuesto nada de maderas tropicales, ni materiales procedentes de animales, especialmente en peligro de extinción (marfil, pieles, coral, carey...)

Comparte estos consejos con tus amigos y familiares
Tú también puedes ayudar al planeta  

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)