Arquitectura y arte egipcios I




La franja formada por el Nilo y alrededor, de zona fértil tiene un característico color negruzco con las crecidas del Nilo, siendo estas tierras más fructíferas. El espacio geográfico es rectangular con el río, dos zonas fértiles a los lados y el desierto, franqueado por montañas.
Estamos pues ante una tierra símbolo de vida y símbolo de muerte. El color tendrá una importancia fundamental y será el que marque la plástica y la arquitectura del mundo egipcio. 
El egipcio está acostumbrado al color negruzco con las crecidas que se ven a las orillas del Nilo, al lado, el color rojizo del desierto y luego la zona verde del Nilo. El sol produce una gama de color diferente en las 24 horas del día. Todo esto marca la arquitectura, la escultura y  la pintura del arte egipcio. Incluso en las casas populares se da este contraste cromático.
La sociedad egipcia es una sociedad de contrastes (vida-muerte) que influye a la hora de enfrentarse al arte. El sol será su principal divinidad que les hará creer en el eterno retorno.


Cuando el sol está en el atardecer es un sol sin fuerza, la representación del escarabajo ayudando su bola a introducirla en la tierra. (Ayuda al sol mortecino a morir para después ayudarle a nacer). 
El mito de Osiris e Isis dará lugar a las diferentes tipologías arquitectónicas de Egipto:
Osiris es un faraón bondadoso y amado por su pueblo y reinaba en las tierras fértiles; por el contrario, su hermano Set, envidioso y codicioso, reinaba en las tierras yermas del desierto. Osiris mandó construir su sarcófago (aún en vida) y Set con una argucia lo convence para que se introduzca dentro de él (para probarlo de medida), pero Set cierra el sarcófago y lo arroja al Nilo. Isis, mujer de Osiris, fue alertada y consigue recuperar el sarcófago, sin embargo, Set vuelve apoderarse ya del cadáver de Osiris y lo descuartiza en 14 trozos que repartió por todo el país (así surge la formación de las provincias de Egipto). Tanto lloró Isis la muerte de su esposo que así surge el nacimiento del Nilo, signo de vida.
Isis recupera los pedazos e intenta recomponer el cuerpo de Osiris y sobre su cuerpo concibió un hijo, Horus, el cual vengaría la muerte de su padre derrotando a Set.
Concluimos de este mito que Osiris es el bien y la vida, el cual derrota a Set, el mal, la muerte, el desierto. Isis es la fertilidad, el Nilo.
Se crean pues dos zonas:
  • La zona de los vivos: margen derecho, salida del sol
  • La zona de los muertos: margen inzquierdo, puesta del sol
En cuanto a la arquitectura también podemos observar esto, las tumbas, arte para la muerte, en el oeste y las ciudades, arquitectura doméstica y tiemplos, arte para la vida, en el este.
Así observamos que frente a la arquitectura sólida de la muerte (monumento eterno) tenemos la arquitectura de la vida que es efímera (hecha con materiales pobres) pues la estancia del hombre en la vida es un corto espacio para llegar a la otra vida.
El número cuatro, el triángulo, el cuadrado y el color amarillo es fundamental para entender el arte egipcio.
Los egipcios intentan plasmar la armonía cósmica y la belleza. A la hora de pintar, lo primero que hacían era cuadricular mediante el número aúra y de manera proporcionada construir, esculpir, dibujar los objetos artísticos. 
La mitología, la religión, la naturaleza iban a ser el condicionante del arte egipcio. Todo estaba concebido para la vida después de la vida. (Amón, su dios, con su muerte volverá a la vida con la ayuda del escarabajo Crepy). Mito del eterno retorno, el cual se repite anualmente, pues anualmente se daban las crecidas, la fertilidad volvía otra vez a sus campos. El río es como una línea que marca la vida y la muerte, por esto su color también es muy importante.
La figura que hará posible las manifestaciones artísitcas es el rey o faraón, que es el hijo de dios en la tierra, la persona que enlaza al hombre con la divinidad y que tras su muerte es acogido por el dios Ra, el dios del sol, que es deificado eternamente.  (El sol acogiendo a su hijo).
El faraón está rodeado del panteón egipcio, lo caracteriza porque a diferencia de los mortales no posee huesos, sino que su estructura está formada de metales: bronce o cobre, sentido o concepto de perdurabilidad, de ahí que cuando se plasma al propio faraón se haga sobre piedra dura con policromía que recuerda a Egipto. El rito de embalsamamiento es también por el sentido de vida después de la vida. Incluso, a los pobres que no tenían dinero los llevaban al desierto para que las altas temperaturas los momificaran. Pero no sólo hacían esto con las personas, sino también con los animales: el gato, el escarabajo... Por eso, estos animales también aparecen representados en sus grabados.
Al faraón se le da un carácter divino que o emparenta con las divindades superiores.  Faraón significa "casa grande", es el palacio concebido como antro cósmico, como espacio sagrado de la divinidad terrenal, por eso ocupa los lugares privilegiados en el urbanismo de la ciudad. Se crea un espacio trascendente con materiales pecederos porque sólo perdura la arquitectua hecha para la muerte.
El faraón es el dirigente político y religioso dotado de poderes mágicos con una serie de elementos distintivos que marcan la iconografía faraónica. Atributos que llevan los propios dioses como es la tiara, con una distinción entre el alto y bajo Egipto con una serie de colores:
La tiara del bajo Egipto se simboliza mediante la unión de símbolos iconográficos, lo caracteriza la falsa barba trenzada y rectangular como los dioses.
Tiara del alto Egipto

Tiara del bajo Egipto
 
Unificación de ambas tiaras
Para representar el poder en la tierra, que le viene de su padre, lleva el gancho y el látigo, símbolos de la justicia y el castigo de los mortales.  En el falderín, suele llevar la cola o garras del león que simboliza al dios guerrero, dándole así un carácter militar y heróico.
Isis está emparentada con la bóveda celeste, es la gran diosa madre que acoge el cuerpo y da la vida después de la vida. 
Los materiales perecederos son: la arcilla y el tapial, y sólo en muy pocos ejemplos solía utilizarse la mampostería, aunque todo se solía cubrir con una argamasa. 
La ciudad, siempre construida en el este, estaba formada por una calle paralela al río, en donde se construían con un entramado laberíntico una arquitetua de hábitat. Se construían zonas de campo para los más ricos, sacerdotes, etc y una gran avenida que unía todo esto con la casa grande. Al ser una arquitectura perecedera no nos ha llegado nada a nuestros días, pero sabemos que las casas eran aterrazadas, de planta cuadrada y a penas tenían huecos para así, poder soportar el calor del verano, además se les hacían unas ranuras a las que se les solía poner una celosía a modo de ventilación.
El arte egipcio está en consonancia con las creencias y su forma de vivir. El sentido de la figura dará un  nuevo giro en el arte egipcio. Se crea el Ka, el cual se representa mediante una figura en madera que se introducía en las tumbas y en los templos para que la vida en el más alla sea buena y frutífera. Esta figuras son múltiples represntaciones desde un intento de representar al individuo como tal o con elementos iconográficos que lo divinizan sin ser dioses. Esta imagen será un elemento mágico por ser portadora de la vida en el más allá. Se dan así unas leyes ideales que son transmitidas de generación en generación y sólo hay un momento en el que se ha permitido la transgresión, cuando hubo una revolución, la revolución monoteista de Atón. Dándose frente al arte eterno un arte naturalista, incluso se retratan los momentos más cotidianos del faraón como es jugando con sus hijos. El egipcio valora la belleza con dignidad y también representan seres deformes, los cuales también son considerados bellos porque forman parte de la vida. Todas estas escenas cotidianas están sometidas al canon de "hecho de la vida y para la vida".
En el arte egipcio todo debe estar proporcionado. Todo se hace mediante cuadrículas. Todo está sometido a la matemática y a la geometría. Se da la ley de frontalidad en la plástica porque se crean imágenes cúbicas. Esculpen la figura de perfil, con un pie adelantado, los hombros de perfil y los ojos mirando para la misma dirección que los hombros. Cabeza erguida y mirada al frente, al mundo del más allá. También podemos observar una perspectiva jerárquica ya que las figuras más importantes son las de mayor tamaño. Son esculturas y estatuas hechas para la vida y llenas de vida, de ahí que como son el doble de los personajes hay que preservarlos de cualquier rotura o descomposición de ahí la ley cúbuica. Si se rompen, al que representa llegará mutiliado a la tumba, por eso tienen que mantenerse eternas y así se tenga una vida feliz en el más allá. 
Para ellos era importante la técnica del "hueco - relive", que es debastar hacia el interior, permitiendo mayor perdurabilidad en el tiempo y la erosión es menor y se preserva así el sentido de ultratumba. El artista era una persona anónima, un arteseno al que se le paga por su trabajo. Existían escuelas de artesanos al igual que de escribas donde aprendían las leyes que regían el arte.
En la forma de comunicarse lo que utilizaban eran los geroglíficos. 
Las artes plásticas cobran una cierta animación y van a ser un componente principal en la arquitectura. Los edificios construidos para la eternidad, las tumbas y el templo sagrado como ampliación de la vida eterna. Los templos de Amón, Ra... son monumentos elegidos para la eternidad. Construidos en un material perdurable para estar protegidos del mundo infernal y de todo. El templo es el lugar sagrado por excelencia, se construye en la orilla de los vivos, pero también se construye en la orilla de los muertos.
En Egipto utilizaban la linea recta, toda su arquitectura es adintelada. Son conscientes de la bóveda pero no la utilizan por puro funcionalismo para que no se rompan, al igual que las estatuas y así pueden ser imperecederas y sea una arquitectura eterna. También utilizan la línea recta porque su dios principal , el Sol (Amón, Ra) se comunica a través de los rayos solares, los cuales son rectos. Los elementos de sostén son columnas las cuales tienen un sentido divino imitando a la naturaleza como elemento emanador de vida.


El fuste es un tallo que une al agua con la tierra, la planta que le dan vida, adquiriendo un carácter narrativo para representar divinidades y hechos. El capitel imita las diferentes flores de Egipto, existiendo diferentes tipos de capiteles: campaniformes, papiriformes, latiformes y hathóricos (representan a la diosa Hathor).

El templo egipcio es un basto conjunto al que se accede a través de vías sacras que enlazan el templo y la ciudad y también con otros templos. Los templos egipcios, al sufrir ampliaciones se convierten en una arquitectura orgánica (un núcleo central al cual se le añaden espacios según se van necesitando).






  Publicado en el blog: "Arquitectura y arte egipcios II"

Comentarios

  1. ¡Hola!

    Una entrada muy interesante! ¡Enhorabuena, Mari Carmen!

    Besos,

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!
      Muchas gracias, me alegro que te haya resultado interesante, pues no a todo el mundo le gustan estos temas y hay veces que parecen un rollo, pero según se va sabiendo más, más interesante resulta.

      Besotes
      Nos leemos!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)